Monasterio en Lucha
  Nuestros últimos artículos...
Viernes, 25 de noviembre de 2011

Viñeta nacionalismo alienante conservador conflictivo

Criticaremos al ideal nacionalista, conflictivo, conservador y alienante, basado en principios triviales que alude a peligrosas emotividades
Hablar de nacionalismo, como ideal político, es hablar de una ideología que se enquista sembrando el fundamentalismo desde muchos quehaceres sociales. De esta manera, podemos reconocer el Nacionalismo religioso (un tipo de nacionalismo étnico), nacionalismo étnico, nacionalismo banal (como ocurre por ejemplo en el deporte), nacionalismo económico y nacionalismo estatal. Por supuesto, y como ha venido ocurriendo en anteriores artículos con conceptos amplios, detallaremos solo los nacionalismos más comunes e influyentes: estatal y étnico.
Esto no significa que el título de esta publicación, no pueda aplicarse a todos los tipos de nacionalismo. Todos recurren al romanticismo y al sentimentalismo sin atender a la objetividad, la racionalidad y el equilibrio. Los ideólogos nacionalistas conocen perfectamente el poder de las emociones, las cuales son capaces de mover montañas y las utilizan para que las masas actúen (pacíficamente o violentamente) contra quienes no compartan o sean de "su nacionalismo", generando así conflictos. Las emociones son positivas (en muchos casos, son más efectivas las decisiones tomadas así que mediante la racionalidad), pero si actúan sin control (racionalidad), se vuelven alienantes y todo nacionalismo utiliza principios emotivos sin control [quizás el nacionalismo económico, siempre dentro de un contexto desequilibrado (neoliberalismo), utilice el control y la emotividad]. Además, se recurre al argumento de pertenencia a un determinado grupo establecido, rechazando de plano los cambios o las novedades que puedan contradecir las normas comunes a los miembros (una lechuga murciana es mejor que una lechuga americana por ser española antes que por la textura, calidad y sabor de la hortaliza), aunque estas sean objetivas, recurriendo de esta forma al conservadurismo.

NACIONALISMO ESTATAL Y ÉTNICO
La diferencia entre nacionalismo estatal y étnico se corresponde con las características de los miembros que conforman una determinada nación: las referidas con el lugar de nacimiento (estatal) y las culturales (étnico). El fondo de la cuestión es el mismo: la emotividad y simpatía, bien al territorio o bien por la cultura.
Esta ideología, surge del seno de la clase dominante, con la intención de movilizar a las masas, como apuntamos antes, y conseguir sus intereses, sin que exista beneficio alguno para quienes se sacrifican. Ejemplos existen infinitos y en todas las épocas; por decir alguno, citar la llamada a formar filas (con el Tio Sam incluido) del gobierno Norteamericano durante la guerra del golfo; el resultado, miles de soldados mutilados o muertos y ningún beneficio material para los combatientes.

La emoción se produce por el deseo mental humano de pertenencia a un grupo, con ciertas semejanzas. Se puede producir un efecto anestésico del pensamiento individual y se tiende, unos en mayor medida que otros, en acatar las decisiones y objetivos del grupo. El ser humano es sociable por naturaleza y esto es positivo, pero el pensamiento individual debería ser independiente, aunque se pertenezca a un grupo. El problema del nacionalismo es que encauza estas emociones por medio de principios banales y triviales.
¿por qué deben asignarse territorios a determinados grupos humanos por el simple hecho de poseer semejanzas comunes? Este hecho lo que provoca, son las llamadas Fronteras, las cuales lo único que generan son conflictos, privación de libertad y derechos básicos individuales. Como vemos, los nacionalismos crean separatismo en vez de multi-culturalidad e igualdad de derechos sobre el uso y disfrute de los territorios y sus bienes naturales.
La territorialidad es vital en los ámbitos de desarrollo del ser humano, sin territorio es imposible la supervivencia. La emotividad de la supervivencia por un territorio donde desarrollarse es precisamente, la clave a la que acude esta ideología destructiva. Este sentimiento se encuentra en lo más profundo de nuestro ser y es por ello que muchos, confundiendo la realidad en que vive (una vida sin peligro de supervivencia) con la imaginación de un supuesto peligro a la comunidad a la que pertenece, son capaces de matar a otros seres humanos. Por supuesto este es el caso extremo del nacionalismo, pero a la vez, el más utilizado a lo largo de la historia.

LOS PRINCIPIOS DEL NACIONALISMO
Hablamos de las emociones que producen los nacionalismos, las cuales, han sido creadas en nuestro ser por medio de la selección natural para nuestra supervivencia mediante las agrupaciones y comunidades. Pero, ¿qué hay de los principios que busca el nacionalismo para formar comunidades que ocupen territorios, excluyendo de los mismos a otros humanos? Estos principios, banales y triviales, son responsables de muchas de las incoherencias e injusticias que sufren muchos humanos. Dichos principios son los siguientes:

  1. Por el lugar de nacimiento: Este principio es tan trivial como jugar a la bonoloto. Se rige por la división de fronteras políticas y se pertenece a un grupo (denominado País o patria) u otro en función del lugar que queda enmarcado en dicha frontera. Tiene la singularidad, como bien sabemos, que incluso unos centímetros allá o acá, pueden marcar la suerte de por vida de un ser humano. Este aberrante principio, condiciona enajenaciones como la legalidad e ilegalidad de un ser humano.
  2. Por las tradiciones culturales: Puede ser loable, mas bien por puro entretenimiento, la pertenencia a un grupo (p. ej. Pertenecer a una comparsa de moros y cristianos), por este tipo de principio. Asignar territorio a unas determinadas personas con la excusa de conservar unas tradiciones folclóricas con el fin de mantener un hobby, resulta poco o nada eficaz y perjudica a quienes desean utilizar dichos territorios con fines productivos.
  3. Por las conservación de ciertos idiomas: Casi todos piensan, que deben protegerse y preservarse como si de piezas de museo se tratase, los idiomas hablados por los seres humanos. Las palabras se las lleva el viento y los idiomas evolucionan constantemente por mucho que nos empeñemos, así que resulta estéril su conservación. Debemos entender, que el lenguaje se enriquece con la mezcla entre idiomas.
  4. Por razón de raza: Pensamos que los temas de racismo (nazionalismo racial), quedan superados en los tiempos que corren, pero aún así, vale la pena recordar: en temas de inteligencia, todos los seres humanos, nacen con el mismo papel en blanco (cerebro por formar) y que sólo a base de escribir y escribir, conseguiremos la mejor novela (para quienes recurren a ciertos pseudo-experimentos, como si se realizaran 100 test de inteligencia con 100 negros analfabetos y otros 100 test con 100 blancos universitarios, puede que los blancos obtengan mayor puntuación, pero si invertimos el experimento, con 100 negros universitarios y 100 blancos analfabetos, quizás los resultados se inviertan también).
  5. Por la voluntad de los individuos: Este principio puede sonar muy razonable y podemos pensar que esto da libertad por ser una voluntad. Pero se esconde un hecho fundamental, y es dicha voluntad, recurre a los principios expresados anteriormente, con lo cual el sin sentido aparece. Podríamos llamar a este principio, como el motor que genera el sentimiento al nacionalismo.

Vemos en definitiva, como el nacionalismo, siempre recurre con argumentos del pasado, rechazando de plano la mezcla cultural, alegando la pérdida de la cultura autóctona.
Dicen, que el proceso de globalización económico, no es más que la explotación del extranjero capitalista de los territorios ocupados por los nativos. ¡Y no les falta razón!. Pero lo que se confunde, es que la propiedad privada de los territorios de nuestro planeta (ligada al liberalismo globalizador), no es mas que una forma extremista de nacionalismo: uno o unos pocos, tienen derecho al disfrute de ciertos territorios por principios igual o mas pintorescos que los del nacionalismo.

La ciencia, no para en demostrar, que lo inmutable y lo eterno, genera decadencia y el nacionalismo es conservacionista de aquello que es imposible. Y es de risa, aquellos que se hacen llamar progresistas y nacionalistas: ¡contradictorios!.
Terminando: Patriotismo y nacionalismo, hacen confundir realidad con hipótesis ficticias, haciendo un llamamiento al sentimentalismo de necesidad grupal del ser humano. Un consejo… antes de dejarse llevar por las emociones de identidad que proclaman los nacionalistas, deje por un momento actuar a la razón, observe las consecuencias finales y haga un balance, ¿merecerá la pena?.
.


AVISO IMPORTANTE
---> Este artículo, posee opiniones debatidas en otros espacios web 2.0, en un artículo aparte como continuación de este mismo: Opiniones a los Artículos 30.
---> Para leer y ver correctamente este artículo, deben tener instalados en vuestra computadora, las siguientes Fuentes Tipográficas:
* Helvetica43-ExtendedLight; * Calibri.



Escrito por: monje_roj0 a las 23:13   en la sección: Asuntos Socio/Politicos

Envía este artículo a tus amigos
Debatido por: (1)
¿Te ha gustado el artículo?  
El Debate a este artículo
La Opinión de:   Invitado
Martes, 29 de noviembre de 2011  a las   19:20

Ya no te pasas nunca por forocomunista y eso a que se debe compañero